Quienes Somos

Nuestros Proyectos

Radioastronomía
Fabricación de telescopios
Cohetería

Eventos

Del G.U.I.A.
Astronómicos

Imágenes

Sirius Online

Referencias
Glosario
Tablas y fórmulas

Vinculos

Freeware
Noticias
Didácticas

Cómo contactarnos

Año 1. Nº 1
Quasar

Editorial
Muchas veces la labor realizada por un reducido número de personas no es conocida, y entre todos los objetivos que nos formulamos surge una especie de vacío cuando queremos darnos a conocer y llevar el conocimiento a personas sedientas de información astronómica.

“QUASAR”, es tal vez el primer intento por lograr este sueño; tendrá el objetivo de divulgar la astronomía y sus grandes ramas afines.

La información que manejaremos en la revista será de un nivel adecuado y ameno, ya que va dirigido a una población heterogénea y no científica; nuestro interés es que la comunidad universitaria se inicie en esta ciencia.

El trabajo que llevamos a cabo se traduce en 3 áreas: (1) la divulgación y la enseñanza; (2) La teoría y la investigación y (3) La parte práctica, que no es otra cosa que las observaciones de los fenómenos celestes como lluvias de meteoros, eclipses, etc.

Queremos aproximarlos a los eventos observacionales más importantes y a las actividades internas que tiene previstas el Grupo Universitario de Investigaciones Astronómicas (G.U.I.A.) en la Universidad Simón Bolívar.

El G.U.I.A. quiere ser abierto con los estudiantes y profesores, invitándolos a que se acerquen a proponer ideas o aclarar dudas. Si eres un estudiante al que le llama la atención los fenómenos astronómicos, las constelaciones o el Universo, entonces acércate a nuestra sede y conversaremos. El grupo se reúne todos los viernes a partir de las 3:30 p.m., en el Edif. de Ciencias Básicas II, 3er piso, local 322. Allí discutimos los proyectos, planificamos las observaciones e intercambiamos los conocimientos.
J.M.G.

EL ÚLTIMO ASTRO

El descubrimiento de planetas siempre ha sido un tema de interés para los astrónomos de todas las épocas, debido a que tal hecho suele tener gran impacto y atención. Los primeros planetas –desde Mercurio hasta Saturno- no tuvieron mayor problema ya que eran -y son- apreciables a simple vista.

Con el avance de de la técnica se presentaron nuevas posibilidades y facilidades, que impulsaron a los hombres de ciencia a investigar a los astros del Sistema Solar. Sin ir muy lejos, el descubrimiento de Urano en 1781 fue un accidente, pero Neptuno -en 1846- representó el triunfo de grandes esfuerzos, lo que animó a continuar en la búsqueda de más planetas, si es que existían.

Era sabido que el campo gravitatorio del Sol dominaba el espacio, sin que fuera interferido por el de las estrellas más cercanas y había condiciones para que existieran, en una distancia supuesta de 10 planetas TransNeptunianos.

Cuanto más alejado está un planeta del Sol menos luz recibe y menos luz emite por lo que será mas difícil apreciarlo. Neptuno tiene una magnitud -brillo- de 7,6 y no puede ser captado nunca a simple vista.

El planeta TransNeptuniano, además de su poca visibilidad, se encontraba oculto entre la confusión de estrellas; pero debía tener características que lo distinguiría como planeta (por ejemplo: un movimiento en relación a las estrellas más cercanas, etc.)

Pero mientras más lejos, menos perceptibles son tales características. Había que averiguar en qué zona del cielo podía hallarse y luego concentrar la mirada en esta.

Se pensó en utilizar el mismo método que para el descubrimiento de Neptuno. Conocida la órbita de Urano se notó que había perturbaciones en determinadas zonas de su trayectoria, se llegó a la conclusión de que eran causadas por otro planeta (Neptuno). Entonces así se intentó utilizar el mismo método. Pero surgía un nuevo problema: mientras más lejos se encuentra un planeta del Sol más tarda en dar un giro a su órbita. Urano circundaba al Sol en 165 años. No había suficiente tiempo de observación de Urano como para encontrar perturbaciones en su órbita (en 1900 se había observado 32% de su periodo orbital). Había que trabajar en la idea de que el planeta TransNeptuniano afectara a Urano –que sí había sido observado por completo-, pero el error en su orbita era menor al 1%, totalmente insuficiente para poder explicar o determinar la órbita.

Pero existían cometas cuyas órbitas iban mas allá de Neptuno ¿habrían sido capturados por el planeta TransNeptuniano? No era suficiente debido a que el testimonio que podía brandar el afelio de tales cometas era muy incierto. Muchos científicos comenzaron a trabajar, pero los resultados mas fructíferos fueron los de dos astrónomos norteamericanos Percival Lowell 1855-1916) y William Henry Pickering (1858-1938). Ambos desarrollaron orbitas supuestas -trabajando independientemente- y comenzaron a observar tales zonas en el cielo.

Lowell tomaba fotos y luego las comparaba cuidadosamente a ver si algún punto se movía. Estuvo realizando este trabajo durante 11 años sin llegar a nada concreto. Lowell murió sin ver el descubrimiento del nuevo planeta. Pickering trabajo menos intensamente y más que todo en base a cálculos y ecuaciones, un trabajo más teórico.

Después de haber fallecido, Lowell dejó una herencia para que se continuasen sus estudios y así se construyó el Observatorio Lowell dirigido por su hermano. Además contrataron a un joven astrónomo llamado Clyde William Tombaugh (1906- ?) quien se puso al frente de la investigación. Pero existía el problema de que las fotografías mostraban miles de estrellas. Compararlas habría sido imposible de no haber sido por “el comparador de intermitencia”. Este aparato consistía en proyectar luz a través de una placa -o foto- tomada cierto día con otra de días después. Si se superponían las placas, las proyecciones de las estrellas caerían sobre un punto, de manera que si un objeto se había movido –como un cometa o un planeta- se notaria rápidamente. Tombaugh fijó su atención a la zona limítrofe del este de la constelación Géminis. El 18 de febrero de 1930 vio la intermitencia de un objeto de magnitud 15, con un ligero cambio de 3,5 mm. Era el ansiado y buscado planeta TransNeptuniano.

Pero quedaba pendiente el nombre del mismo. Hubo sugerencias de que fuera llamado Lowell, pero se necesitaba un nombre mitológico. Para el planeta más alejado del Sol, inmerso en la más absoluta y profunda oscuridad merecía llevar el nombre del dios de los infiernos, Plutón. Pero las dos primeras letras son las iniciales de Percival Lowell –sin olvidar la T de Tombaugh-. Casualidad, ¿no?

Pero con todo el descubrimiento contó con mucha suerte. La orbita de Plutón es muy distinta, más inclinada y elíptica que la prevista por Lowell, así como su velocidad de traslación (248 años terrestres). También fue una suerte que Plutón se encontrara en la zona del cielo prevista por Lowell, porque de no haber sido así, el trabajo de Tombaugh habría sido casi en vano. En los años posteriores se descubrió el tamaño y la temperatura de Plutón (su dimensión es aproximadamente la de la Luna y su temperatura de al menos 89 K ó -184 ºC). Pero todavía quedaba un problema pendiente: con las pequeñas dimensiones de Plutón, su campo gravitatorio es demasiado débil para atrapar cometas o ejercer discrepancias orbitales sobre Urano y Neptuno, que de hecho existen.

Ahora bien, si existe un planeta x -como se le ha llamado- o TransPlutoniano, debe ser lo bastante grande para que su tamaño justifique las anomalías de Urano y Neptuno y capture cometas. También se cree que no sea más oscuro que Plutón ya que debe reflejar más luz. Así que con toda la moderna instrumentación, datos e información, el Telescopio Espacial Hubble y demás instrumentos con que se cuentan actualmente no debe presentar mayores problemas el descubrimiento del planeta x, aunque parece no haber mucha gente interesada en buscarlo.
Por Antonio L. Prieto R.

COSMOLOGÍA A TROZOS

Esta sección trabajará en adelante con todo lo relacionado a la cosmología. Historia, conceptos y demás tópicos que sirven para explicar este amplísimo y variado tema de la astronomía. En esta oportunidad comenzaremos con exponer una breve historia de los hechos más significativos sucedidos en este campo.

En premier lugar debemos tener en cuenta que esta palabra actualmente ha caído en desuso para designar el conjunto de hipótesis o teorías que tratan de explicar el origen y formación del universo físico. Con esta significación se emplea el término de cosmogonía, palabra que en realidad trata de la formación del Universo.

Las modernas teorías cosmogónicas tratan de explicar no solamente el origen, sino también su evolución y estructura.

El primer modelo cosmogónico completo fue desarrollado por Ptolomeo en el siglo II D.C. Según él los astros describen órbitas circulares alrededor de la Tierra, y los planetas órbitas secundarias (epiciclos) cuyos centros están sobre la órbita principal. Tal modelo fue adoptado por la iglesia como la imagen del Universo ya que estaba de acuerdo con las escrituras.

Pero un modelo más simple y más completo a la vez fue propuesto en 1514 por un cura polaco: Nicolás Copérnico (1473-1543). Su idea consistía en que el Sol estaba estacionario en el centro y que la Tierra y los demás planetas se movían el órbitas circulares a su alrededor. Las observaciones de astrónomos como: Tycho Brahe y Galileo, en años posteriores fueron muy importantes ya que confirmaron las ideas de Copérnico. Por un lado Tycho Brahe (1546-1601), astrónomo danés, fue el primero en realizar observaciones muy precisas con instrumentos –rudimentarios- sobre el movimiento de los planetas. Galileo Galilei (1564-1642), astrónomo y físico italiano es el primero en darle uso al telescopio en observaciones astronómicas, descubriendo los satélites de Júpiter, las manchas solares y los anillos de Saturno, entre otros. Posteriormente, Kepler (1571-1630) discípulo de Tycho B. utilizo sus observaciones y las de él, dándoles rigor matemático con sus tres famosas leyes del movimiento planetario.

Una explicación coherente de las órbitas elípticas descritas por los planetas, sólo fue proporcionada hasta el año 1687, cuando un ilustre físico y matemático ingles, Sir Isaac Newton (1642-1727), publicó Philosophiae Naturalis Principia Matemática. En ella Newton no sólo presentó una teoría de cómo se mueven los cuerpos en el espacio y en el tiempo, sino que también desarrolló las complicadas ecuaciones matemáticas que analizan tales movimientos. Newton pasó luego a demostrar que, de acuerdo con su ley, la gravedad es la causa de que los planetas sigan caminos elípticos alrededor del Sol. El modelo newtoniano se despojó de las esferas celestiales y con ellas, de la idea de que el Universo tiene una frontera natural, es decir, que con esta teoría, el Universo era infinito e ilimitado.

La teoría de la relatividad de Albert Einstein (1879-1955) significó una revolución a principios de este siglo. Einstein señalo en el año de 1917, que la gravedad no es una fuerza cualquiera, sino que es una consecuencia de la curvatura del espacio-tiempo, debido a la presencia de energía altamente condensada, bajo la forma de materia, y demostró además que era preciso completar la fuerza atractiva de Newton, con un termino cósmico proporcional a la distancia. Este término, despreciable en la escala del sistema solar resulta importantísimo cuando se trata de grandes distancias astronómicas. Si el Universo fuera infinito, las fuerzas repulsivas entre dos estrellas podrían resultar infinitamente grandes; esta consideración llevó a la concepción del universo finito y estático.

Einstein suponía que el Universo es esférico y que se mantenía en equilibrio gracias a una densidad constante; en 1927 Abate Lemaitre emitió la opinión de la inestabilidad del equilibrio y sostuvo que el cosmos debía de estar en pleno proceso de dilatación o contracción. Esta hipótesis fue confirmada por el estudio espectral de las estrellas de las nebulosas más lejanas; en verdad, el Efecto Doppler, mostró que las nebulosas se alejan de nosotros con velocidad proporcional a la distancia -es decir, que el Universo se encuentra en expansión-. Queda por averiguar si son los astros los que se alejan entre sí o es todo el espacio el que realmente se dilata.

Las más recientes investigaciones de estas teorías, nos indican que parecen contradecir la aceptada idea del Big Bang; tienden a inclinarse por la segunda hipótesis. Queda ahora estudiar y analizar más aun los resultados para llegar a una nueva teoría que de bases más sólidas a lo que se comprende hoy sobre el Universo.
Por Neptalí Requena

EVENTOS ASTRONÓMICOS

Lluvias de meteoros: conocidas también como estrellas fugaces, son finísimas partículas de roca o asteroides que vagan alrededor de una órbita por el sistema solar y entran en la atmósfera periódicamente. La mayoría de estas lluvias han sido observadas y estudiadas, de manera que se pueden hacer predicciones exactas de cuando, por donde y cuantos caerán a la atmósfera terrestre.

La más significativa es la lluvia de las Aurígidas (1 de Sep.) con un máximo de 20 meteoros por hora y se verá a partir de las 3 de la madrugada, en dirección Norte-Este a unos 45º de altura aproximadamente.

En el mes de octubre, día 21, tendrá ocasión otra lluvia conocida como “las Oriónidas”, observándose en dirección Norte-Este, a una altura aproximada de 35º, con un promedio de 20 meteoros por hora (2 a.m.).

Fenómenos planetarios:

Septiembre: la visibilidad de Venus durante este mes es la más favorable, debido a que esta escapando de su máxima altura. Podrá ser visto fácilmente a partir de las 4 de la madrugada, hacia el Este, a una altura de 30-40 grados, siendo observado como un punto muy luminoso en el cielo. También tendremos a Marte y a Júpiter en conjunción –además de que son apreciables ciertos satélites de este- resultando mas brillante este ultimo, siendo visibles hasta las 8:00 p.m.

Saturno podrá ser observado antes de las 4 de la madrugada, en dirección, Sur-Este, a una altura aproximada de 30 a 40 grados. Si tienes un buen telescopio, trata de observar sus hermosos anillos.

Octubre: el planeta Venus seguirá observándose durante la madrugada a partir de las 5:00 a.m. hacia el este. Marte sólo se podrá observar antes de las 7:00 p.m. en dirección Norte-Oeste, como un punto rojizo mientras que Júpiter ubicado hacia el Sur-Oeste, a 10 grados de altura, habrá llegado a su conjunción con el Sol. Saturno con su color amarillo plomizo, empezará ocultándose cada vez más temprano, antes de las 2:00 a.m..Puede ser observado hacia el Sur-Oeste, a 15 grados de altura.

GLOSARIO

Magnitud: medida del brillo de un cuerpo celeste (estrella, planeta, etc.). El mayor brillo viene dado por cifras menores, por ejemplo el Sol tiene una magnitud de -26 y los más débiles por cifras más altas. (Plutón tiene una magnitud de 15). El ojo humano puede percibir en condiciones favorables hasta un máximo de magnitud de 6.

Discrepancia Orbital: perturbación en la ecuación de la trayectoria de un astro. Cualquier anomalía en la línea de su camino elíptico.

Unidad Astronómica: es la unidad básica de distancia en el sistema solar. Es igual a la separación entre la Tierra y el Sol. Una U.A. es igual a 150 millones de Km.

Estrella: esfera de un gas determinado, el cual ha logrado condensarse y que mediante reacciones atómicas emite radiación.

Constelación: es una simple agrupación de estrellas en el cielo que se les ha dado la forma de algo -por lo general de animales- con fines de reconocimiento y nomenclatura. Actualmente existe un total de 88 constelaciones.

Cometa: cuerpo de gas, polvo y roca que se mueve a lo largo de una órbita elíptica. Cuando se encuentra lejos del Sol, sus gases se solidifican en forma de hielo. Cuando se acerca al Sol, se calientan y escapan gas y polvo, formando la cola.

Planeta: es un cuerpo compuesto de materia gaseosa condensada bajo su propia gravedad y que ha logrado mantener una atmósfera en su entorno, además es incapaz de producir reacciones termonucleares.

Afelio: es el punto en el que un cuerpo en órbita se encuentra más alejado del Sol.

Perihelio: es el punto en el que un cuerpo en órbita se halla más cercano al Sol.

Conjunción: momento en el que dos o más cuerpos del sistema solar tiene la misma ubicación en el cielo.

Satélite: cualquier cuerpo pequeño que viaja u orbita alrededor de otro más grande, como lo es la Luna a la Tierra o los de comunicación (artificiales).

volver arriba

Quasar 1

Esta edición de nuestra publicación trimestral fué publicada en el trimestre Septiembre-Octubre 1993.

Las imagenes no se consiguen digitalizadas, y por ser de naturaleza estética no fueron colocadas en esta página.